Jane Hormuth – La mensajera de Elphame

Libros Famosos Oficial Escritores, Historia, Romántica Histórica Leave a Comment

Cómo escribir un Libro y Publicar en una Editorial

Gracias a la editorial por el ejemplar. Podéis encontrar más información en la web de la editorial aquí.

Escocia, siglo XV.

Ante la imposibilidad de concebir hijos con su esposa Meribeth, Alistair Mcleod, jefe de su clan, encarga a un grupo de guerreros, con su sobrino Daimh al frente, la misión de viajar a la isla de Skye para solicitar la ayuda de la famosa hechicera que vive allí.

Aila nunca ha salido de la isla de Skye; la llaman bruja, hechicera, mensajera de Elphame… Posee el don de la adivinación y puede hablar con los espíritus, como con el de su abuela y mentora, Nimue, que le profetiza su destino: «Tu futuro esposo vendrá a buscarte y te llevará lejos de aquí».

Cuando los guerreros Mcleod llegan a la isla, no encuentran más que resistencia en la joven hechicera para dejar Skye y acompañarlos.

Pero Aila tendrá una visión en presencia de Daimh que cambiará las cosas y que hará que los destinos del guerrero y la mensajera de Elphame se entrelacen de forma mágica. Una visión que aúna el pasado de Daimh, el presente de Aila y… ¿un futuro juntos?






Como ya os dije en una reseña anterior, me he propuesto leer más historias de género histórico, así que cuando vi que Phoebe iba a sacar en octubre este libro me animé a participar en el sorteo que hicieron para blogs, la suerte estuvo de mi lado, así que he podido disfrutar de esta bonita historia.

Es el primer libro que leo de esta autora, la cual publica historias de género histórico bajo el seudónimo de Jane Hormuth y de género contemporáneo como Yara Medina.

Nos encontramos con una historia al más puro estilo Braveheart en la que nos sumergiremos en la cultura celta y que nos lleva a los parajes de Escocia en el siglo XV. El año no nos es especificado, pero reina Jacobo I, por lo que supongo que nos encontramos entre 1406-1437.

Aila, desciende de una familia con unos dones muy especiales que las hace portadoras del conocimiento ancestral, grandes sanadoras capaces de conectar y sintonizar con la Madre Naturaleza, los elementos y los espíritus del Otro Mundo. Pero Aila es todavía más especial, al nacer en Samhein, su don es más sensible que en otras personas de su familia y tiene el don de la visión donde puede profetizar el futuro. Aila, se ha criado con su abuela, pues su madre temiendo por su seguridad dentro del clan, y al comenzar a dar muestra de sus poderes con solo dos añitos, la dejará al cuidado de Nimue, su abuela, la cual le recibirá con los brazos abiertos, eso sí, no sin antes de dejar claro a su hija que jamás volverá a verla y que Aila nunca sabrá quienes son sus padres. Ella vive feliz en la isla de Skye donde se dedica a usar sus dones para sanar y ayudar a aquellos que lo necesiten.

Alistair MacLeod, el laird del clan MacLeod de Lewis, ante las dificultades de su esposa para tener un heredero decide enviar a algunos de sus guerreros a buscar a Aila, la bruja de Skye, para que los ayude a lograr tan ansiado heredero. Entre ellos se encuentra Daimh. Daimh es el sobrino de Alistair,  cuando era niño fue repudiado por su padre a la muerte de su madre y acogido por su tío en el clan Macleod como uno más. Desde entonces se ha entrenado para ser un guerrero Macleod y defender a su clan es lo único que quiere hacer en su vida. Cuando Daimh llega a buscar a Aila, esta se niega a acompañarlos, pero la profecía de su abuela, en la cual esta le avisaba que su futuro marido vendría a llevársela, y una visión que confirmará la profecía, hará que Aila sepa que Daimh es el hombre que está destinado a ser su esposo. Daimh no se tomará en serio la profecía y solo desea volver a casa cuanto antes para no tener que responsabilizarse de la pequeña hada del bosque, una mujer que ni él ni sus guerreros entienden. Daimh no tiene intención de casarse con nadie, y mucho menos porque una visión lo diga, así que intentará evitar a Aila todo lo posible, aunque por otro lado la muchacha despierta su lado más protector y no pueda evitar estar pendiente de ella en cada momento.

En Daimh nos encontramos un hombre de honor, leal al clan que lo acogió y que considera suyo. Hará lo que sea necesario para protegerlo, sin olvidar el deseo de venganza que siente hacia su clan de nacimiento del que fue expulsado por su padre siendo un niño. La diferencias de educación y en la forma de ver la vida de Daimh y Aila, ambos cabezotas y tozudos, harán que tengan varios encontronazos en los que ambos intentarán imponer su punto de vista.

Aunque el libro nos cuenta una historia de amor, el papel protagonista de esta historia se lo lleva Aila, un espíritu libre, un ser de luz, con una bondad y una pureza increíble, con creencias firmes por las que luchará sin descanso. Aila es una mujer fuerte, tozuda y con un carácter difícil de doblegar. Es una muchacha que se ha criado en libertad, de una forma muy diferente del resto de la sociedad de su época, por ello le será difícil entender ciertas cuestiones sociales dentro del clan Macleod y el choque cultural entre ambos protagonistas será el causante de la mayoría de sus desavenencias.

Encontramos en Aila una feminista de la época, que luchará para intentar hacer valer el papel de la mujer en una sociedad donde la mujer debía ser sumisa y no importaba nada su opinión y sus deseos.

«—No poseo poder alguno, Aila —le respondió—. Soy una simple mujer, hija de Eva, que lleva su pecado a cuestas.
—No sé si esa Eva fue vuestra madre o habláis de otra cosa, tampoco sé cuál fue su pecado —le respondió Aila, provocando un amago de risa en Meribeth, a quien la falta de costumbre no permitió que explotara. Aila continuó sonriendo a su vez—, y creo que si la condenaron por contradecir la palabra de algún hombre, debería estar orgullosa de ser su hija. Tal y como piensan los hombres de hoy en día, entiendo que lo hiciera. De cualquier modo, creo que deberían haberos dicho que tenéis el don de dar la vida, ese es vuestro poder. ¿Existe algo más maravilloso, más poderoso? Todas llevamos una pequeña diosa dentro, somos demasiado valiosas para que nos escondan y nos silencien. Todas poseemos una sabiduría innata, que se demuestra al albergar en nuestros vientres pequeños seres, alimentarlos y darles forma durante nueve ciclos lunares. La Madre Naturaleza nos recuerda nuestro poder con el menstruo cada veintiocho días. ¿A quién debéis respeto, a quien os debe respetar? ¿De verdad creéis que no tenéis nada que aportar, que no sois inteligente y capaz de generar un buen juicio como cualquier hombre?»

También podemos encontrar un importante choque entre las creencias antiguas (la celta) y las nuevas (Iglesia), para la cuales consideran brujería los dones de Aila. Aila deberá luchar también contra la maledicencia de esas voces, las cuales creen que sus consejos y remedios provienen del maligno e intentarán poner al clan en contra de Aila.

«—Amaos los unos a los otros —recitó Meribeth.
—Sabias palabras.
—Lo dijo Jesús Cristo —sonrió con picardía la castellana.
—Pues debería haberlo dejado ahí —replicó Aila al verse pillada alabando la religión de los hombres.»

La historia tiene un montón de personajes secundarios, la mayoría del clan Macleod, con diferentes grados de protagonismo, cada uno se robará un pedacito de tu corazón, aunque destacaría a los compañeros de Daimh, Clarion, Archie pero sobre todo a Irving, que me ha parecido un gruñón entrañable que me hubiese gustado conocer más en profundidad.

Además de la historia de amor entre ambos personajes, también encontraremos traición e intrigas que conspiraran para cambiar la vida del clan para siempre, y darán el punto de acción a la trama.

La autora tiene una forma de escribir sencilla y amena, que hace que las imágenes de lo descrito vayan apareciendo en tu cabeza como si de una película se tratara, y mientras vas leyendo las descripciones que hace de los lugares y paisajes que visitan, estos se vayan materializando delante de tus ojos, haciéndote participe de la historia.

La narración está hecha en tercera persona por un narrador omnisciente. Si alguno de los términos usados nos resultan raros no hay problema, para eso hay un glosario al final del libro en el que poder consultar todos esos términos que no conocemos. Como parte negativa destacaría que algunas veces las descripciones sobre los rituales y los elementos que usa para ellos pueden llegar a hacerse algo pesadas, pero aún así no ha sido nada que haya dificultado mi disfrute de la historia.

En definitiva en La mensajera de Elphame podéis encontrar una historia llena de magia y amor que te atrapará desde sus primeras páginas. Donde lo místico y espiritual se mezcla con lo mundano. En la que dos almas unidas por el destino, se encuentran muy a pesar suyo, e irán conociéndose y enamorándose poco a poco. Donde podremos recorrer los bosques de la mano de Aila y reencontrarnos con la magia de la naturaleza y su sabiduría ancestral. Donde las creencias antiguas y las nuevas tendrán que aprender a convivir juntas. Y donde los amantes tendrán que luchar contra lo que el destino ha dispuesto o abrazarlo y aceptarlo.

Le doy un  4/5.


Agradecimientos

Libros Famosos: Jane Hormuth – La mensajera de Elphame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *