Victoria Quinn – Obsidiana negra

Libros Famosos Oficial Erótica, Escritores, Historia Leave a Comment

Cómo escribir un Libro y Publicar en una Editorial

Estaba de pie en el bar esperando a un amigo cuando sucedió.

Cuando mi vida cambió para siempre.

La mujer a la que había deseado toda mi vida entró. Preciosa. Perfecta. Inmaculada.

Supe que tenía que tenerla.

Y para el final de la noche, así será.

Mi próxima sumisa.

**Destinado a un público adulto**

Pues llevaba tiempo viendo este libro por las distintas plataformas y a pesar de que la sinopsis no dice mucho, pues me anime a darle una oportunidad a ver que tal.

Obsidiana negra es el primer volumen de una serie compuesta por cuatro libros al cual seguirá, Diamante negro, Promesa negra y Siempre negro.

La historia tiene un comienzo intenso que te atrapa desde sus primeras páginas. A pesar de lo que pueda parecer casi no hay escenas BDSM en esta historia, aunque sí mucho sexo, vamos es una de esas historias en las que esperas una cosa y te encuentras otra.

Cuando Rome consuela a su amiga Taylor por su reciente ruptura con un hombre que no sabía que era casado, Taylor lo ve en el bar en el que ambas se encuentran, al señalárselo en la barra, Rome, ni corta ni perezosa se lanza hacía él y le pega tres bofetadas mientras le increpa por lo que le ha hecho a su amiga. Lo que Rome no escucha en su arrebato, es a su amiga Taylor decirle que al hombre que está abofeteando no es el hombre que la ha engañado.

«Lo único que tenía que hacer era decirle que se había equivocado de hombre, pero tampoco lo hice. Nunca me había sentido más vivo, más excitado, de lo que me sentía en ese momento.

Y no quería que dejara de golpearme nunca.

—¡Para! —La amiga rubia apareció por detrás de ella y le sostuvo el brazo—. ¡No es él!»

Calloway espera su hermano Jackson en la barra del bar, cuando dos mujeres entran en el bar, su atención se centra en la pequeña morena. En otro momento hubiera ido directo a por ella, pero en ese momento el anillo de obsidiana descansa en su dedo, señal de un compromiso el cual no piensa traicionar. Cuando la morena se abalanza sobre él y comienza a abofetearlo Calloway siente una atracción intensa por ella. Esa misma noche, y después de los sentimientos que Rome le ha provocado, Calloway romperá su acuerdo con Isabella, su actual sumisa, sin saber si volverá a ver a Rome en el futuro.

«—Oh… —Se frotó las manos sin dejar de moverlas nerviosamente en ningún momento—. Si no la tocaste, ¿por qué estás terminando esto?

—Porque no puedo parar de pensar en ella.»

Ambos son personas con un pasado difícil que han decido volcarse en los demás y se dedican a dirigir organizaciones benéficas que ayudan a quienes más lo necesitan, así que en una gala de premios se volverán a reencontrar.

Calloway se empeña en conquistar a Rome, está convencido que una vez que ella le conozca y vaya profundizando su relación, aceptará de buen grado ser su sumisa. Esto es algo que no he entendido, vale que al comienzo no puedes iniciar una relación diciéndole a la otra persona que te gusta y que que quieres que sea tu sumisa, sobre todo si esa persona es totalmente ajena a ese mundo, pero llegado a cierto punto debería haberse sincerado con ella.

Por otro lado Rome, a pesar de la atracción que siente por Calloway, tiene problemas para confiar en la gente, por lo que establece una norma: nada de sexo con penetración hasta pasadas cuatro semanas. Para un hombre como Calloway eso es un suplicio, pero su atracción y obsesión por Rome es tan fuerte que acepta.

Calloway inicia una relación con ella y llegado a cierto punto, en el que ambos se sinceran sobre muchas cosas, debería haberse  sincerado con ella y decírselo, pero no lo hace. El temor a perderla le hace empezar una relación “vainilla”, con la esperanza de que eso cambie en el futuro, y convencido de que al final conseguirá lo que quiere. Como Calloway no se sincera con Rome y no quiere que sepa que es un dominante hasta el momento indicado, reprime su necesidad de dominancia cada vez que está con ella, aunque de vez en cuando sale su dominante, algo que ella no lleva muy bien, no le importa mucho que le ordene en la cama, pero fuera de ella Rome no lo tolera, vamos muy Cincuenta sombras todo.

«—Cuando dijiste que eras mi novio, ¿querías decir que somos pareja exclusiva?
—Pues claro que sí.
—Soy un hombre de una sola mujer cuando conozco a la persona adecuada.»

El libro es muy introductorio y no se resuelve nada en él, así que habrá que esperar a la siguiente entrega para saber como evoluciona la historia entre ambos protagonistas y si Calloway se decidirá finalmente a sincerarse con Rome o no.

La narración está hecha en primera persona por ambos protagonistas. Encontramos a unos personajes bastante clichés en este tipo de género. Ambos con pasado difíciles y traumáticos que los han marcado y los hace ser como son. Si te pones a comparar encuentras demasiadas similitudes con archiconocidas sagas como Cincuenta sombras, Crossfire y otras clásicas de este género, así que si te gustaron esta puede gustarte, pero no esperes nada original.

Es una historia entretenida llena de escenas sexuales, página sí, página también, pero que no aporta nada nuevo al género, un poco más de lo mismo. Aunque se lee rápido y puede resultar entretenida para cuando no tengas nada mejor que leer o te apetezca leer algo cargado de sexo.

¿Seguiré leyendo la serie? Quizá sí, más que nada por pura curiosidad y porque se lee bastante rápido y quiero saber como se desarrollará la historia entre Calloway y Rome y si al final ella recibirá el anillo de diamante negro o no.

Le doy un 3/5.


Agradecimientos

Libros Famosos: Victoria Quinn – Obsidiana negra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *