Día 12. Dominar tu Zona Segura

“¿Otro libro? ¿Pero ya no escribes fantasía?” Esto me preguntó una familiar al ver que había escrito 30 libros y que solo un par de ellos eran de fantasía.

La zona segura se confunde con el riesgo. Seguro que has escuchado e incluso puede que dicho: “tienes que salir de tu zona de confort”, sentirte incomoda. Para mí esa frase es igual que “tienes que ponerte sujetador” es decir, no lo considero una obligación solo que para otras personas parece ser imprescindibles si quieren tener una vida valiosa.

Recuerdo en un evento de Organo Gold, la segunda empresa en la que mis padres hicieron multinivel, y un líder de la compañía nos hizo levantarnos a todos del asiento. Entonces dijo:

—Quiero que os sentéis rápido de nuevo en el asiento —en la sala se oyeron las sillas retumbar, las risas porque mas de uno se había caído o golpeado con el antebrazo.—Bien, ahora levantaos de nuevo—lo hicimos—ahora quiero que os sentéis lentamente, tocad la silla antes, aseguraros en hacerlo despacio—no se oyó nada en la sala, cada uno nos sentamos sin golpes o errores—perfecto, ¿Cuál ha sido mas doloroso?

—¡El rápido!—Respondió alguien de la sala.

—¿Y que ha pasado con el otro?

—Que fue más lento—contestaron.

—Exacto, además ha sido acertado, es más incomodo sentarse lento, pero es más efectivo. La zona de confort es sentarse rápido, por eso deben salir y dedicarle tiempo, sufrir, puede que les den calambres en las piernas, pero al menos sabrán que estarán cayendo, es incomodo, pero certero.

Los aplausos retumbaron en la sala y yo me quedé con cara de incrédula. Aquel hombre acababa de convencer a toda una sala de que debe sufrir y dejar de hacer las cosas como las hacía por tal de sentirse incomodo y de esa manera tendrá éxito. No podía creerme lo que estaba oyendo, una vez más nos vendían la incomodidad como algo bueno, igual que ir al gimnasio o pasar hambre por tal de obtener Bienestar.

El problema está en que la Zona de Confort, tu zona segura, crea una gran confusión, sé cree que significa estar haciendo lo mismo, pero yo voy a enseñarte como utilizar tu Zona Segura a tu favor para tu Independencia.

Primero definamos cual es tu Zona Segura.

via GIPHY

Vamos a mirarnos a nosotras mismas como el ombligo del universo. Tu Zona Segura es parte de tu universo de Mujer Independiente, tú eres el sol y los planetas giran alrededor tuya, esos planetas son tus cualidades y que sigan girando hacen tu zona segura un mecanismo para poder llevar a cabo tus propósitos, sueños y ganar mas que un hombre.

Me gusta el ejemplo de la película de Pixar “InSide” donde se enseña que cada persona tiene en su interior ciertos escenarios que marcan su personalidad y valores, eso es exactamente para ti los planetas que giran a tu alrededor, diseñan tu zona segura.

Ahora bien, según las teorías de muchos coachs y gurú, esa zona segura es perjudicial porque no te permite avanzar, se supone que debemos hacer cosas que nos hagan sentir incomodas para avanzar. ¿Pero es cierto? Déjame ponerte un ejemplo de una cliente que asesoré hace unas semanas.

Mi clienta lleva 3 años en la industria del café saludable, sus ingresos no son suficientes todavía, por lo que sigue dependiendo de su pareja, pero hace unas semanas recibió la propuesta de cambiar de compañía con un producto que no tiene que ver lo que recomienda. En la asesoría, después de escuchar lo entusiasmada que estaba por empezar desde cero y ver oportunidades en todas partes, me hizo la siguiente pregunta: Entonces, ¿qué hago? ¿Lo dejo todo y me voy a esta otra empresa?

¡Wooo! Me sorprendió aquel entierro que estaba haciendo a la inversión de sus tres años de tiempo y dinero.

—Claro que no, al menos que obtengas un mejor trato del que tienes actualmente.

—Pero, ¿no debería quemar mis barcos? ¿Sentirme incomoda y que no tengo nada que me respalde para así trabajar más duro?

—¿Porque irías a hacer eso? ¿No te gusta sentirte bien y cómoda?

Evidentemente la confusión por todo lo que le habían metido en la cabeza libros y seminarios, impartidos por hombres la mayoría, le hicieron negar la cabeza un par de veces y luego asentir, su Mujer Independiente interior se estaba enfrentando a la cantidad de información que había recibido acerca de renunciar a todo por una mejor oportunidad. Lo que le respondí a continuación le salvó de “quemar sus barcos”: Haz una presentación de tu propuesta, el trato que quieres, que sea mayor que el que tienes actualmente, tu riesgo y lo que ellos obtendrán a cambio. Proponlo y cuando tengas tu contrato, entonces puedes quemar los barcos, pero no lo hagas cuando no sabes si el barco de enfrente está infectado por termitas.

¿Quieres saber que ha pasado? Qué aun no logró cerrar el trato y le ofrecen menos de lo que pidió a cambio del mismo trabajo que ha estado haciendo durante 3 años.

Entonces, ¿qué es la zona segura?

via GIPHY

La Comodidad significa que puedes permitirte tu propio estilo de vida y que sabes como adquirir el dinero para tenerla.

Piénsalo las personas Dependientes están incomodas, no se sienten seguras en sus zonas, al contrario, están constantemente temblando por el dinero y porque sus vidas dependen de otra persona. Pero como Mujer Independiente vas a encontrar la Independencia y por lo tanto una zona de seguridad muy placentera.

Recuerdo como esta creencia sobre que “estar incomodo” es señal de éxito, pinchó a mi padre tras 2 años en la compañía de Organo Gold, nunca habían ganado tanto dinero en sus vidas, hasta que una noche fui a darle las buenas noches a mi padre a su despacho y vi que estaba serio, podía reconocer su rostro de “quiero salir de aquí”, por lo que le pregunté: ¿Qué sucede?

—Creo que voy a dejar Organo Gold.

—¿Estás mal de la cabeza?

Me salió sin querer, era la primera vez que le hablaba de aquella manera, a lo que este me miró con cara severa.

—No le digas nada a tu madre.

Al día siguiente mamá entró desesperada en casa, llorando y con mi hermano rojo de rabia. Entonces, supe que papá ya les había contado la decisión. En el almuerzo nos sentó a todos, incluido Ion, a contarnos porque había decidido tomar tal decisión, yo no comprendía porque arrastraba a todo el mundo con él, era como si él fuera un ancla y nosotros estuviéramos atados a la cadena.

—Tengo dos planes, cambiar de empresa a una mejor, he recibido una propuesta o irnos a Argentina, comprar unos terrenos y hacer nuestro propio vino.

Mi cara en aquel momento mostró sentimientos de confusión, horror y sobre todo enfado. Mi padre nos estaba ofreciendo dos cosas completamente diferentes, quería salir de su zona de seguridad para introducirse o en una empresa de tecnología o hacer vino, ninguna de esas dos cosas tenía nada que ver con lo que él había hecho hasta el momento, vender productos de perdida de peso.

—¿Es por el libro que has leído?—Le pregunté sabiendo que había estado leyendo la novela biográfica de un americano que se había ido a Italia un año y trabajado en una viña de la Toscana.

—Sí, me apasiona el mundo de los vinos.

—Beberlo no es lo mismo que hacerlo, he tenido viñas y es un trabajo duro y paciente, necesitas muchas hectáreas para sacarle beneficio.

Le explicó Ion con su conocimiento y recuerdos de Moldavia.

—No hace falta ser grandes, una bodega pequeñita.

Ion y yo nos miramos y anunciamos que íbamos a hablarlo. Al llegar a la habitación donde dormíamos decidimos que no íbamos a dejarnos arrastrar, que iríamos por nuestra cuenta, yo escribiría Marketing y él programaría, unas semanas después estábamos en Madrid siendo los Social Media de una Editorial, nuestra zona de seguridad. Mi padre en cambio se metió en el sector de la venta de revistas, lo cual no era su zona segura y después de aquello vino el accidente de mi hermano, la separación de mis padres y la ruina. Todo por querer salir de su zona de seguridad.

El concepto y miedo que se ha inculcado a la Zona de Confort es puro veneno, he visto a muchas personas arruinarse tanto económica como psicológicamente por creer que debía hacer algo tan extremo como irse a otro país en unas condiciones lamentables creyendo que hay que sufrir para alcanzar la Independencia. ¡Eso no tiene por que ser así!

Me gusta el ejemplo de vida de Sophia Amoruso, la famosa fundadora de la tienda de ropa Nasty Gal. Sophia comenzó vendiendo ropa en Ebay que ella misma modificaba, acabó teniendo su propia marca de ropa. Siguiendo la misma línea hizo un libro llamado Girl Boss para mostrar a otras mujeres como ser su propia jefa y como ella hizo su negocio, actualmente ofrece asesorías a otras mujeres para que consigan lo que desean. Siguió en su zona de seguridad, todo gira en torno a lo primero, a que era la chica que revendía ropa de segunda mano en Ebay. ¿Te imaginas que hubiera pasado si de repente se hubiera puesto a vender seguros o productos deportivos? No tendría sentido, se habría salido de la órbita de su Seguridad.

Eso es lo que tú tienes que conseguir, avanzar significa extender tu zona de seguridad.

Y eso es lo que vas a definir con La Maquina del Tiempo.

Vas a examinar lo que has estado emprendiendo hasta ahora. Este ejercicio lo suelo hacer una vez al año para poder verificar que todo lo que me ha dado ingresos estaba en la misma órbita.

Haré contigo el ejercicio para que veas como hacerlo y mostrarte como he mantenido la línea de una manera única. Lo mejor es poner los años de esa manera verás el avance. Seguramente, si has comenzado con tu Independencia al comenzar este libro, solo podrás rellenar el Sol y la Tierra, los demás planetas los irás completando una vez tengas tus 6 meses de menstruación y convirtiendo tu conocimiento al recomendar productos del sector que escogiste y vendiendo ese conocimiento. Hablaremos de ello en el ultimo capítulo, ahora déjame mostrarte como deberás rellenarlo y como soy ejemplo de haber seguido en mi Zona de Seguridad. Al conseguir tu Independencia, es decir los ingresos para tus siguientes 6 meses de menstruación, colorea el planeta con purpurina. Por ello si tienes el libro en físico, colorea los planetas, ten tu momento creativo. En caso de tener el ebook haz capturas de pantalla para tener la imagen y usa un programa de dibujo.

Recuerda que debes hacer cada año esta investigación de si seguiste en tu Zona de Seguridad, por lo que pon en tu calendario el día de hoy para que el año que viene vuelvas a usar tu Maquina del Tiempo.

via GIPHY

Sol: Representa lo que recomiendas. (En mi caso son Libros, mis libros, por lo que todos mis Servicios debían estar acorde con la escritura.)

Planeta Tierra: Aquí escribirás la edad en la que decides ser una Mujer Independiente y te embarcas a ello (En mi caso fue con 21 años (2013) y conseguí mis 6 Meses de Menstruación es decir mi Independencia ese mismo año.)

Planeta Mercurio: 22 años (2014) Social Media creadora de textos e imágenes.

Planeta Venus: 23 años (2015) Creadora de textos de paginas webs, Social Media y propuestas de Marketing.

Planeta Marte: 24 años (2016) Social Media, textos de paginas webs y escritora colaborado de ebook financieras.

Planeta Júpiter: 25 años (2017) Social Media, textos de paginas webs y Ghostwriter de libros de Autoayuda.

Planeta Saturno: 26 años (2018) Social Media, textos de paginas webs y Ghostwriter de libros de Autoayuda.

Planeta Urano: 27 años (2019) Social Media, textos de paginas webs y Ghostwriter de libros de Autoayuda, Asesora de Escritores.

Planeta Neptuno: 28 años (2020) Social Media, textos de paginas webs y Ghostwriter de libros de Autoayuda, Asesora de Escritores y Editora.

Planeta Plutón: 29 años (2021) Social Media, textos de paginas webs y Ghostwriter de libros de Autoayuda, Asesora de Escritores, Editora, Autora de Autoayuda y traductora.

Si examinas con detenimiento mi trayecto, te darás cuenta como de escribir textos de Marketing y publicaciones para clientes en las Redes Sociales, fui añadiendo y acercándome cada vez más a lo que soy hoy y me hace Ganar Mas que un Hombre.

Lo importante es añadir, no restar, ya que, si continuamente cambiamos de técnica, manera de recibir ingresos y sobre todo olvidamos nuestro Sol, que es aquello que recomendamos, te frustrarás creyendo que la Independencia no es para ti, cuando solo estás distanciándote del sol.

Para no perderte vamos a hablar más de como seguir en tu Zona Segura.

via GIPHY

“Hay que adaptarse, cambiar, sino mueres”. Esta frase la dijo una empresaria en otro evento en Grecia al que asistí de Multinivel con 11 años. La sala exclamó entusiasmada porque acababa de comprender que habían averiguado la razón por la que aun no eran ricos.

Yo temía lo que podía estar haciendo en el cerebro de mis padres.

De camino a casa, en el coche que mis padres habían alquilado para regresar sucedió. Mis padres comenzaron a entablar una conversación sobre las cosas que había que hacer y que sus Distribuidores debían llevar a cabo. La ansiedad y la emoción se combinaba de una manera ponzoñosa, podía ver como tenían en su interior las palabras de aquella mujer. La música griega sonaba a través de los altavoces, quise disfrutar de aquel momento e ignorar la ansiedad que mis padres mostraban de regreso a España. Disfruté de ver a personas de otro lugar, pieles diferentes, ropa blanca y sandalias de cuero, intenté escribir en mi mente, cuando entonces la música se detuvo, protesté, entonces mi madre alzó la mano y mi padre me miró a través del retrovisor con cara de advertencia. Mi madre pulsó el altavoz del celular y la llamada retumbó en el interior del coche. Mi hermano y yo nos miramos con cara de: “¿nos hacemos invisibles?” La primera distribuidora contestó y durante horas hasta la hora de comer, las llamadas circularon donde mis padres presionaban a cada Distribuidor a que las cosas se iban a hacer diferentes, a que se trabajaría más, con mejores resultados y sobre todo en el próximo evento en Suecia estarían todos juntos celebrándolo y pasándolo en grande como una gran familia. Ahí mi hermano y yo nos miramos y soltamos una risa que de nuevo callaron con miradas asesinas. Nos parecía curioso que hablaran de estar en familia mientras nosotros estábamos detrás sentados.

Lo que mis padres pedían a sus Distribuidores era que tiraran por la borda todo lo que habían trabajado porque alguien les había soltado una frase seguramente sacada de un imán de nevera.

La razón por la que se es tan vulnerable a hacer cambios bruscos y cambiar es por no tener unas raíces en lo que hacemos.

Empezar de nuevo siempre parece más refrescante, lleno de mas posibilidades, esa es la razón por la que muchas mujeres se salen de su Zona de Seguridad, tanto en negocio, parejas e incluso cambios radicales de look. Creemos que, si empezamos de nuevo, todo irá mejor y que todo lo que estábamos haciendo era malo. (De hecho, te voy a enseñar 10 frases de mujeres famosos que hablan de empezar de nuevo, pero si examinas su historia verás que ninguna comenzó de nuevo, sino que continuaron avanzando)

Recuerdo leer una frase en uno de los libros de Louisa Hay que me enseñó lo siguiente: Si aprendes algo nuevo hoy, no te culpes por no haberlo sabido antes o por haber hecho las cosas diferentes hasta este momento, agradece que lo que hiciste te llevó a este nuevo concepto y añade eso nuevo que aprendiste sin eliminar lo que te ayudó a llegar a este aprendizaje.

Tienes que pensar que tu Zona Segura es una maceta, si pones tierra y una semilla esperas que salga una hermosa flor, pero si cambias constantemente de maceta, llegará un momento en que la flor se rompa o no agarré la raíz. Por lo que es crucial que valores tu maceta, aquello que te ha llevado hasta aquí.

Recuerdo con 19 años estar en el autobús con mi madre y un Distribuidor que había estado en la anterior empresa de Multinivel con ella y mi padre. Íbamos camino a un evento. Entonces comenzaron a hablar de lo mucho que habían perdido el tiempo en la anterior empresa, se burlaron de los que seguían ahí y de la cantidad de cosas absurdas que habían aprendido. Entonces me quedé observándolos, agarrada a la barra de seguridad y dije: “Bueno, si no hubierais estado en aquella empresa no estaríais hoy aquí y por tanto trabajando juntos.” Ambos se quedaron mirándome y asintieron de acuerdo.

Por supuesto que hay cosas que hacemos mal y en las que perdemos el tiempo, a esto le llamaremos plaga que ataca tu maceta, pero que sirvieron para enseñarte a combatirla.

He oído muchas veces hablar de que llevar contigo los malos hábitos en un nuevo negocio son peligrosos, claro que lo es, pero eso no significa que todo lo que hemos aprendido antes de querer nuestra Independencia sea malo.

En este libro, al escribirlo, muestro justamente eso. Ser Testigo de Jehová, haber estado en Multinivel, haber sido insegura con mi cuerpo, dudado de mi escritura, vivido en la rutina y ser hija de padres divorciados, es la proteína de mis raíces, tengo que aprender de ello, no eliminarlo porque no se puede eliminar, es imposible, no existe un botón realmente de reinicio. Por lo que debes ir a la Independencia con tus “malos hábitos” incluidos.

Cuando comencé a crear textos de pagina web tuve un mal hábito que provocó que un cliente se fuera, años después volvió, pero lo ahuyentó una de mis costumbres que aprendí a convertirla en una cualidad, la Critica.

Tras crear una pagina web creyendo que al cliente le iba a encantar y trabajando incluso mas de lo que había pagado, recibí el peor mensaje que le puedes decir a alguien con las raíces artísticas rotas: No me gusta nada, nada.

Aquel mensaje lo sentí como un insulto. Aun no sabía como hablar el lenguaje de los clientes, como ya te enseñé en el capítulo HABLAR EL IDIOMA DE TUS CLIENTES, por lo que decidí que el cliente no tenía ni idea de lo que estaba de moda en el diseño y en los textos de venta online y me negué a hacerlo todo de nuevo. El cliente se ofendió y se fue.

Aquel mal hábito me asustó al ver lo que me había provocado a mí, acidez, un momento incomodo con Ion porque él aceptaba las criticas y perder un ingreso. Por lo que tomé aquella raíz de mi zona de seguridad y comprendí que debía ajustarla, aprender a aceptar las criticas y comprender que lo único que una persona estaba diciéndome es: No me gusta el color rojo o no me gusta esta letra.

¿Quieres saber que pasó al acariciar esa raíz de la critica? Que me importa mucho lo que el cliente desea, aunque yo crea que es feo, ilógico e incluso pasado de moda. Amo amar a los clientes, que me digan que han recibido exactamente lo que ellos deseaban. Si hubiera cortado de raíz la critica, simplemente hubiera seguido haciendo las cosas como yo creía que el cliente deseaba y luego habría tenido que volver a hacerlo recibiendo aun así las criticas. Pero mi raíz de mi zona de seguridad aumentó ese sentimiento hacía las criticas haciéndome exigente a mí y a Ion, sin discutir, sino comprendiendo al cliente hasta la saciedad y por lo tanto dándonos la posibilidad de aumentar nuestro precio porque te damos lo que pides con Excelencia.

Ahora que sabes lo importante que es mantener tus raíces, hablemos de como localizar esas raíces que van a crear tu Zona de Seguridad y que vas a aprender usar. Ya que los “los malos hábitos” no son mas que cualidades que puedes aprender a canalizar.

Vas a dibujar en la siguiente maceta las cualidades que crees que te han limitado o hecho creer que son la razón por la que no eres una Mujer Independiente aún. Esas cualidades las usarás y serán parte de tu éxito, otras quedarán eclipsadas, pero no elimines ninguna, son herramientas que puedes usar. ¡Adelante! ¡A escribir en la maceta y alrededor! Yo voy a darle unos besitos a Ion mientras.

Descarga la Plantilla Aquí para escribir tus raíces.

¿Lista? Es hermoso ver cuales son nuestras raíces, me gusta pensar que este ejercicio es como reutilizar una botella de plástico y convertirla en un recipiente para hacer crecer flores, una macetita, es lo que harás.

Otro ejemplo de como convertí una raíz en parte de mi Zona de Seguridad, fue la obsesión con la Perfección de Ion. Cuando nos conocimos nuestras raíces se unieron, su perfección y mi obsesión de cumplir con lo prometido era algo que nos faltaba a ambos. Justamente durante estos días mientras escribo este libro, hemos estado hablando de ello, como antes de conocerlo, yo escribía y escribía mis capítulos diarios, llamaba a mis clientes de Perdida de Peso, publicaba en las Redes Sociales y escribía en mi propio blog. Pero no tenía el sentido de la perfección, hacer las cosas hasta el mínimo detalle, las quería hechas y cumplir y si alguien las criticaba me hundía en mi asiento blanco y negro para esconderme tras un libro. Ion por otra parte era tan perfeccionista que no terminaba muchos proyectos por el tiempo que le dedicaba a detalles pequeños. Al unirnos como pareja y socios resultó que yo me ponía en acción en seguida y terminaba el concepto, el 90%, entonces cuando yo daba por hecho un proyecto, libro, pagina web o post, Ion revisaba y me mostraba donde podía dar un giro un simple aporte o ajuste en algún lado. Wao, fue como la primera ves que llevé gafas en mi vida, me di cuenta de que lo estaba viendo todo borroso. Si hubiera cortado la raíz de Ion de la perfección, yo seguiría haciendo las cosas sin darle todo lo posible a un proyecto y si Ion hubiera cortado mi raíz de cumplir lo prometido, no hubiéramos terminado ningún proyecto.

Por lo que haz el ejercicio y utiliza esas raíces en tu camino a la Independencia.

Puede pasarte que a medida que vas avanzando nuevas raíces se incorporen, ya la perfección es parte de mí y el compromiso de Ion, por lo que ama las raíces de tu Zona de Seguridad. Llegadas a este punto sabes lo siguiente:

via GIPHY

Recuerda, tu Zona de Seguridad es allí donde debes seguir moviéndote, saber que es lo que se te da bien y lo que amas hacer.

Y ya para terminar, déjame contarte lo que me dijo hace unos días una familiar acerca de como creía conseguir su Independencia y que nos dirige a otro punto que nos altera conseguir nuestra Independencia, “el famoso vehículo”, fue lo siguiente:

—¿Quién sabe? Puede que me haga rica vendiendo cremas o casas o me salga un viaje en crucero por el mundo. No lo sé, pero sí que sé que ganaré un millón en un año. El vehículo no importa, sino el porque.

Mi respuesta fue: ¿Cómo que no sabes como? ¿Entonces porque pierdes el tiempo haciendo presentaciones de cremas si no estás al 100% segura? Entonces ahora entiendo porque facturas tan poco, ni tú crees en lo que recomiendas.

Y como si fuera un holograma repitió:

—Pero el vehículo no importa, sino el porque y yo quiero mi millón.

via GIPHY

Me leí 19 veces el libro “Piense y Hágase Rico”,  tuve en mi habitación, cerca del espejo donde me peinaba cada día, un papel donde anunciaba mis deseos por publicar mi libro y lo que haría a cambio. El texto era así.

Yo Jacqueline tengo el deseo de publicar mi libro Aelita y el Poder de Toney antes de cumplir los 20 años. Me imaginó mi libro, veo como la Editorial que deseo la recibe y acepta.

Estuve diciéndome a mi misma aquello cada mañana al despertar y cada noche antes de dormir. Pero no veía ningún cambio, evidentemente, entonces añadí un pequeño extra a mi texto y fue el siguiente.

A cambio prometo que escribiré cada noche a Editoriales, enviaré emails de propuestas y seguiré escribiendo y leyendo para mejorar mi escritura.

Entonces comenzó mi misión de enviar a 50 editoriales cada noche un email y aquello me hizo publicar mi primer libro, me dio lo que deseaba, lo conseguí. Mis padres presumían de que haber leído “Piense y Hágase Rico” y repetirme cada día aquel compromiso conmigo a mí misma había conseguido hacer mi sueño realidad, pero no era eso, sino lo que hice a cambio de mi deseo. Por lo que te prometo que leyendo este libro no vas a ser una Mujer Independiente, sino aplicando y recomendando tu producto.

Me gusta un chiste italiano que explica perfectamente esta situación, Elizabeth Gilbert en su libro Come Reza Ama me lo enseñó, decía algo así:

Un hombre va todos los días a rezar a un santo y le pide: “Por favor, por favor haz que me toque la lotería”. Semana tras semana la persona va a rezarle al santo y le dice la misma frase una y otra vez, “Por favor, por favor haz que me toque la lotería”. Hasta que el santo irritado, cobra vida y mira al hombre y le dice: “De acuerdo, pero por favor, por favor, compra un billete de lotería”.

Pedir, saber lo que queremos es nuestro deseo, pero necesitamos llevar a cabo acciones que faciliten ese deseo. Tener el deseo es crucial, ya que es tu objetivo, pero cambiar de zona, alterar tus planes porque crees que una cosa puede llevarte a ese deseo, lo único que hará es una vez más es romper todo el trabajo que hiciste hasta el momento.

Por lo que el “VEHÍCULO”, “EL COMO”, sí que importa. Si quieres ser una Mujer Independiente, pero tu pareja sigue pagando mas del 50% de tus gastos, entonces saboteas tu llegada. No va a caerte el dinero porque lo visualices, ni tampoco está en cada nueva oportunidad que aparece, está en seguir en tu Zona de Seguridad, recomendando el producto que te pusiste como objetivo en los primeros capítulos y en cada día conseguir contactar y obtener nuevos clientes. Es así de simple, lo complicado es esperar que la nueva oportunidad sea tu billete de lotería.

Y hasta aquí el capítulo de la Zona de Seguridad. Haz los ejercicios y acomódate en tu zona, ya que un terreno que dominas y amas, significa una vida Independiente, las mujeres Dependientes hacen cosas que no les gusta y está donde no desean, siempre se encuentran fuera de sus zonas de seguridad. Ahora pasemos al siguiente punto.