Día 16. Pasión

“¿Y porque no haces Multinivel si lo conoces desde los 11 años?” Esta pregunta me la hizo un chico en el intermedio de una presentación de negocio que mis padres presentaban y a la que yo acudía para hacer de recepcionista.

La persona que me hizo esta pregunta llevaba haciendo Multinivel desde los 18 años y tenía 30, seguía dependiente de sus padres y no tenía ninguna persona de confianza ya que solía ser infiel. Nada en su vida era estable, solo una cosa, creer que iba a ser millonario con el Multinivel. Su situación hoy es la misma. Mi respuesta también: “Tengo una pasión, algo que amo hacer, el Multinivel es para aquellas personas que no tienen pasiones ni talentos y convierten las empresas que representan en sus obsesiones”.  Evidentemente se ofendió, mucho, acababa de decirle que era un obseso, no en el hecho de querer ganar dinero, sino en vivir y respirar su negocio allá donde iba.

Y aquí es donde tienes que detenerte ya que hay una grieta en la que puedes caer al sobrepasar la Pasión por aquello que haces, que en este caso es recomendar y asesorar sobre productos que amas, esta grieta se llama OBSESIÓN.

La obsesión se confunde muchas veces con la pasión, por ello voy a explicarte que es Obsesión, como detectarla y convertirla en Pasión, ya que es solo un patito feo que puede ser un cisne.

via GIPHY

“Solo habláis de trabajo” recuerdo estar en una comida familiar, como cada verano solíamos hacer cuando mis tíos venían de diferentes puntos de España a vernos. Mis padres acababan de empezar el Negocio de Herbalife y en la comida cada tema, lo redirecionaban a la empresa, lo que habían aprendido de la alimentación, lo que decía Robert Kiyosaki de estar en el Cuadrante del Dinero, como no tenían que pensar en las vacaciones y sobre todo en la pensión. Entonces mi tío, enfurecido le soltó la frase de arriba. Todos callamos en la mesa y este siguió su monólogo.

—Yo no vengo a hablar de como corto el jamón en el supermercado, ni como es el mejor del mundo, ahora estamos en familia y no quiero oír ni hablar de trabajar, estoy de vacaciones.

Mi padre miró a mi tío como si fuera un toro enfurecido, sonreí porque el mantel fuera rojo, creí que iba a sacarlo y embestirlo, pero entonces mi padre sonrió, reconocí esa mirada, tenía la respuesta afilada.

—Eso es porque a mí me apasiona lo que hago, no es un trabajo.

¡Error! Mis tíos no volvieron a visitarnos NUNCA, se acababan de cortar los lazos familiares por su obsesión.

Examinando esta anécdota tenemos el desglose de cuando estás siendo Obsesivo y creyendo ser pasional:

  • Presumes de que lo que tú haces es mejor.
  • Hablas de ello, aunque la conversación no tenga nada que ver.
  • Intentas convencer a los demás de que hagan lo mismo que tú.
  • No escuchas a los demás, interrumpes o esperas el turno para hablar.
  • No valoras lo que hace la otra persona.
  • Y sobre todo presumes de que lo haces por pasión.

Entonces, ¿no hablo de lo que hago? Estoy emocionada Jacqueline.” Estarás diciéndome seguramente. Claro que puedes hablar de ello, eso es pasión, ahora verás como mostrarla, pero antes déjame contarte como descubrí mi pasión por escribir historias.

via GIPHY

Cuando decidí escribir mi primer libro “Aelita y el Poder de Toney”, era verano, por lo que aquellos 3 meses estuve sumergida en la creación de 100 paginas, todo lo que hacía y veía giraba alrededor de ello, la historia me llamaba, Aelita, el personaje me hablaba sobre que iba a pasar, los personajes se convirtieron en parte de mi vida. Entonces al terminar el verano dejé de escribir, creí que había sido otro intento más de novela, pero el primer día todo cambió. En el autobús, en mi ultimo año de curso escolar básico mi mejor amiga me preguntó si había hecho algo nuevo en el verano, me encogí de hombros y respondí:

—Empecé a escribir un libro.

—¿Qué? ¿Y de que se trata?

Me sorprendió que se interesara pero aun así le conté de que iban las primeras paginas, mi idea era solo explicar la idea que tuve, pero en cuanto comencé a hablar las imágenes me llenaron la mente y mi boca comenzó a relatar, cada detalle, me sabía las conversaciones como si hubieran sido parte de una película que había visto hasta la saciedad y memorizarla, pero solo la había escrito una vez, entonces tras 20 minutos el autobús se detuvo para que entraran los demás alumnos de otro pueblo, una chica saludó animosamente: ¡¿Qué tal en verano?! Entonces como un delicioso coro escuché un “Shhhhh” sincronizado, me giré y vi al chico que me gustaba apoyado en el sillón del bus atento a lo que yo decía, entonces me di cuenta que no era el único, todos estaban mirándome, me sonrojé.

—Sigue, Jacqueline, sigue—y lo hice hasta llegar al colegio privado y yo terminé de contar lo que había escrito, entonces las preguntas comenzaron: “¿Y el hombre misterioso quien es? A mi me gusta el elfo. ¿Y consigue el colgante Aelita? ¿Y el abuelito sobrevive? ¿Cómo se llamaba el sitio donde viven?” Algo mareada me encogí de hombros ya que ni yo sabía la respuesta a esas preguntas. Al bajar del autobús y encontrarme con mis amigas nos pusimos al día con lo que habíamos hecho en el verano, respondí lo mismo “He escrito un libro”, una de mis amigas me miró.

—Tienes que traer el libro.

—Pero si solo son 100 paginas…

—Me encanta leer, quiero ver que has creado.

Al día siguiente lo hice. Aquel momento en mi vida fue el mas determinante, ver a mi mejor amiga Marina leyendo las notas que yo había escrito en la clase de Matemáticas, ella que era una estudiante ejemplar, jamás desatendía una clase, nunca hablaba o suspendía un solo examen, y ahí estaba leyendo a Aelita sin detenerse, en una hora se terminó la mitad, fui a decirle que me iba a clase de inglés cuando soltó un: “Shhhhh, vale, vale”. Y le dejé las hojas de mi libro, las únicas que tenía, al volver de clase de ingles la vi inquieta, de pie como si esperara algo, entonces al verme correteó hacia mi con las hojas en la mano.

—Escúchame bien, tienes que seguir el libro, necesito saber que pasa, escribe y mañana me das mas.

¡Eso fue lo que pasó! ¡Eso es pasión!

La pasión despierta a las personas a querer mas de lo que están hablando, cuando realizas una acción, como yo la de escribir o hablar en publico acerca de inspirarte e imaginar, es mi pasión la que habla, porque es algo que hago realmente porque lo amo, no porque me obsesionan sus resultados.

En el Siglo XXI muchas emprendedoras han desarrollado la Obsesión por tener un mejor estilo de vida, por ganar dinero y por demostrar que son hermosas, olvidando sus pasiones. Las pasiones construyen libros, ideas y sobre todo te hacen ganar mas dinero que un hombre, ya que no hay mayor pasión que la de una mujer al encontrar aquello que ama hacer.

Por lo que sabiendo esto y al conocer mi historia, déjame explicarte como se detecta a una persona que está actuando con pasión y no con obsesión:

  • Cuando habla, da la sensación de no estar en el lugar.
  • Usa la sencillez y no complica lo que explica.
  • Te empodera con sus palabras.
  • Sientes que también es posible hacer lo que tu amas.
  • Disfrutas de la conversación y no quieres que acabe.
  • Al terminar de hablar sigues recordando con felicidad lo hablado.
  • Deseas seguir a esa persona los pasos ya que te dan positividad.
  • Te hace asentir todo lo que dice.
  • Al terminar de conversar sientes que has aprendido.
  • Y, sobre todo, al finalizar deseas aquello que la persona ha creado con pasión.

via GIPHY

Si te das cuenta, la pasión crea una sensación armoniosa, agradable, colorida y que te hace sentirte llena de posibilidades. Hablar con una persona pasional siempre es un disfrute, alguien obsesiva en cambio te aleja, no deseas entablar una conversación con alguien que solo habla de si misma y que lo que hace es lo correcto, lo normal y sobre todo te hace sentir menos.

via GIPHY

Y la única diferencia es que una Mujer Independiente usa la Pasión y una mujer dependiente está Obsesionada con compartir su vida y mostrar que está en lo correcto sin respetar que hay otras posibilidades.

Hace unos días Ion y yo tuvimos una conversación con mi sobrino, el cual está estudiando diseño grafico en plenas vacaciones por haber suspendido, como tíos creativos y que hemos convertido nuestro negocio en justamente aquello que estudia, le preguntamos si le gustaba y que nos mostrara sus proyectos, luego quisimos saber si pensaba que aquello podía ser su pasión, que le hiciera independiente en el futuro. Parecía positivo cuando en medio de la conversación la hermana de Ion habló como si fuera un gato en la noche, comenzó a presumir de que ella había pagado las clases, lo cual era curioso porque era su marido quien más dinero gana. Intentamos redirigir la conversación a nuestro sobrino, que era con quien hablábamos, pero comenzó a hablar de cosas que no tenía nada que ver con que nuestro sobrino aprendiera algo nuevo. Tras unos minutos, en los que solo hablaba ella, presumió de que apoyaba a los demás en estudiar, algo que nosotros no hemos hecho nunca ya que no éramos buenos estudiantes, preferimos hacer, entonces vino una pregunta: Si queréis pagar a nuestro sobrino sus estudios, cada mes ingresáis el dinero y así estaréis aportando a su futuro. En aquel momento Ion y yo nos miramos, ya que estaba intentando convencernos de que hiciéramos aquello en lo que ella creía. Al explicar que nosotros no pagamos para aprender algo que está gratis en internet a cambio de un diploma, comenzó a llamarnos egoístas y a interrumpirnos, no nos escuchó. Entonces ya al final de la conversación vino frases como “quien no tiene estudios pues no es nadie, será un cualquiera” desvalorando quienes éramos y lo que hacíamos. Hasta al final soltar la guinda que me hizo irme de la habitación para no escuchar tanta Obsesión. Presumió: “Yo tengo dinero, me he comprado un coche nuevo de 40.000.” ¡Woooo! Ahí mi mente dijo: ¡Mentirosa! ¡Eres una mujer dependiente! ¡Lo compró tu marido! Y me fui.

Y aquí quiero hacer una confesión, mandé bien a la mierda a mi cuñada después de aquella conversación. Me sentí atacada, perdida en sus palabras y sobre todo ridícula por haberla oído. Después de que Ion terminara la conversación venía con una sonrisa y quise saber ¿Cómo era posible que no estuviera enfadado? Entonces me respondió: Solo es una mujer dependiente.

Fue como si me echara un cubo de agua fría bajo 30 grados de calor, me refresqué con aquellas palabras.

—Es verdad, era una mujer dependiente hablando.

—Sí, ahí tienes a una mujer que se va a ofender con tu libro y que evidentemente no va a querer cambiar, porque está obsesionada con llevar la razón.

Una de las cosas maravillosas de dejarse llevar por la pasión de escribir es que suceden esta clase de cosas, casi al final del libro te encuentras con la dragona del castillo y es una mordida de la realidad futura. Al escuchar a mi cuñada me di cuenta que había muchas mujeres que necesitaban ser Independientes, el proceso de este libro y comprender que necesitan tener pasión, no obsesión por llevar la razón.

No hay razón, no existe estar en lo correcto o en lo equivocado, por eso yo no luché en aquella conversación, porque no se puede luchar contra una mujer obsesa, por lo que voy a decirte algo que puede que te duela: tienes que alejarte de esa persona, no hables con ella.

Las mujeres tenemos muchas amigas y familiares obsesivas, nos llaman para presumir, contarnos lo maravillosa que son sus elecciones y al final de la conversación sientes dos cosas: que no hablaste nada y segundo que te han aplastado con un camión tu autoestima.

Esas mujeres puede que un día decidan ser Independientes, pero no deben interferir en tu camino. Sé que tu mente dirá: “Pero hay que aceptar las opiniones de los demás, Jacqueline” y yo te digo: “¿Quién coño se inventó esa regla tan estúpida?” Siempre se pierde, una de las dos personas debe ceder, pisar sus pasiones, su corazón porque “hay que aceptar la vida de los demás” lo cual l se traduce como: “Tengo que no aceptar mi vida para aceptar la de otra persona”.

Cuando comencé a viajar con Ion, no volví a casa de mi madre después de 3 años, ¿quieres saber lo que sucedió? Que tres días después me fui porque intentaba interponerme su estilo de vida, ser dependienta de otro hombre, darlo todo a los demás y vivir llena de posesiones.

El segundo día que estaba allí deseaba ir a ver a mis abuelos, mi madre, que no se hablaba con ellos, hizo todo lo posible para que no fuéramos, al final mi abuelo tuvo que venir a recogernos. Al volver de una tarde maravillosa, mi madre se mostraba fría conmigo, decidí dejarlo pasar, pero el tercer día la Obsesión explotó. Ion y yo no nos sentimos parte del mundo corriente, por lo que una persona nueva de otro país era para nosotros un aire de soplo fresco, por lo que un grupo de Franceses alquiló el apartamento que mi madre rentaba, se iban al día siguiente y en aquel momento Ion les preguntó si tenían sitio para nosotros. Lo que sucedió a continuación parecía una película de Charlie Chaplin, mi madre, en al cocina oyó la conversación de Ion mientras fregaba, entonces correteó con las manos espumadas hasta mí, que leía tranquilamente tomando el sol y preguntó con los brazos en jarra:

—¿Os vais mañana?

—¿Eh?—Evidentemente yo aun no me había enterado de la conversación que Ion había tenido con los franceses.

—Ion está organizando el viaje para mañana con los franceses. Mira Jacqueline, no te lo quería decir, pero no me gusta nada la vida que llevas, no tienes ropa apenas, vais viviendo de pobres, con gente desconocida y en países que no me gustan.

—A mí me gusta mi vida mamá.

—Ten cuidado… —y se fue.

Confusa, Ion apareció minutos después como si todo fuera redactado en un guion de película en blanco y negro.

—¿Acabas de hablar con unos chicos sobre irnos mañana?

—¿Eh? Solo estaba preguntando si tienen sitio, resulta que no, ¿Cómo lo sabes?

—Mi madre ha venido asustada.

—¿Asustada por qué?

—Por nuestro estilo de vida, ¿Qué han dicho los chicos?

—Que antes van a Barcelona a estar unos días.

—Vale—me quedé meditando unos segundos y entonces lo solté.—No me ha gustado que venga a decirme que no le gusta de mi vida, a mí no me gusta que sea una mujer dependiente, que tenga un novio que evidentemente no la ayuda, sino que toma su dinero para sus inversiones y que no sepa hablar de otra cosa que, del nuevo multinivel, creo que nos vamos.

—¿Ahora?

—Ahora.

Aquel fue un momento muy trágico, hice las maletas y aparecí en el salón anunciando que nos íbamos, mi madre sabía porque, lloré sobre mi hermano y luego mamá me soltó un: Ten cuidado.

De camino a un restaurante a la espera de que mis tíos nos recogieran para pasar la noche en su casa y así despedirnos, lloré porque mi madre simplemente no pudiera ver mi pasión por vivir en diferentes lugares, por no juzgar a las personas de donde son, por no hacer que mi vida gire en torno a cuanta ropa tengo, sino a tener la que necesito y me hace sentir cómoda. Su obsesión por que todo fuera ordenado y sobre todo querer ser millonaria con el multinivel, aplastaba mi estilo de vida. Aparté a mi madre y fue lo mejor que hice, 2 años después volvimos a hablar y comprendió que no debía meterse en mi vida, ¿y sabes que sucedió? Que se vino de viaje con nosotros a Francia y presume de ser uno de los mejores viajes que hizo a nuestro estilo.

Al principio duele apartar a esas personas que están conectadas a nosotros por sangre o experiencias, pero nadie te obliga a soportar sus criticas ni opiniones. Entrar en una discusión es inútil por la Obsesión que recorre sus mentes, por ello aléjate, tomate tu tiempo sin esa persona, cuando llegue el momento, si de verdad te quería tanto, volveréis a hablar. Yo lo hice con la persona que más conectada está a una mujer, su madre. Tú también puedes. Tu Pasión e Independencia es más importante.

A veces muchas personas de nuestro alrededor nos mantienen dependientes por culpa de su obsesión en que seamos menos que ellas, nos usan de pedestal, se suben encima nuestra.

Si muchas Mujeres Independientes del mundo hubieran aceptado a aquellas personas que les decían que su estilo de vida no estaba bien, hoy no tendríamos el perfume de Channel N5 porque según muchas mujeres decían que Gabrielle Chanel era una “puta” por su estilo de vida y pasión por el sexo.

Ahora que sabes detectar a una persona obsesa, a una pasional y mantener alejadas a aquellas que no te aportan a tu Independencia, quiero mostrarte un ejercicio que puedes realizar y el cual yo uso cada vez que alguien critica que mi pasión está mal y que su obsesión es la correcta, realízalo cada vez que alguien te ataca con sus palabrerías llena de una vida aburrida y dependiente, lo haré contigo para que comprendas la belleza de mi vida y lo absurdo que es y obsesivo aquellas personas que la critican. ¡Empecemos!

Rellena la tabla cada vez que alguien critique tu pasión con tu obsesión y de esa manera te mostrarás a ti misma lo valiosa que es tu pasión y no caigas en las redes de la obsesión. Ahora vamos a hablar de como crear pasión a tu alrededor.

Haz clic Aquí para descargar la tabla.

via GIPHY

La Pasión es como el sexo, solo amando es posible. Amar lo que haces es lo único que te otorgará pasión, disfrutar de aquello que haces y que te proporcione por supuesto tu Independencia. Esto segundo es muy importante ya que necesitas separar las cosas que te han dicho que deben apasionarte porque hace felices a los demás, de aquellas que te hacen Independiente a ti.

Lo maravilloso es que tienes el camino de la pasión totalmente recorrido gracias a que al inicio de este libro escogiste que recomendar y has desarrollado un amor tan especial a esos productos, que ahora eres una Asesora de Marcas, por lo que ahora toca, mantener la pasión por lo que haces.

Después de 30 libros escritos, 31 con Mujer Independiente, me sigue apasionando ese instante en que una nueva historia me golpea, me emocionó con cada día que despierto porque sé que significa un nuevo capítulo, me encanta pensar en ello, hablarlo con Ion, comer y hablar de lo que quiero escribir, contar en las redes sociales sobre que escribo y sobre todo amo escribir. Ese amor hace posible que cada historia sea diferente, pero la clave reside en: No Convertir la Pasión en una rutina.

Si habláramos de sexo, esa es la clave principal, hacerlo en la misma cama por 10-20 años, misma postura y mismas fantasías sexuales acaban convirtiendo el sexo, el amor y la pasión en algo como lavarse los dientes, pura rutina, y eso es algo que no puede sucederte. Como Mujer Independiente y que consigue en un mes sus 6 meses de menstruación tienes el deber de apasionarte con cada proyecto de una manera diferente. Mi manera es cambiando de genero de libro, de escenario, si escribiera solo sobre España o Italia, acabaría repitiéndome en cada libro y además me resultaría aburrido, por ello en cada libro me reto, escribo sobre lugares diversos, mis personajes son de diferentes países y aporto todo lo nuevo que he aprendido. Uso una técnica que se llama: 30 días de vida. ¿Qué es? Ahora vas a descubrirlo.

via GIPHY

Cumples tu promesa de dedicar tu tiempo a tu cliente VIP durante esos 30 días en los que vas a asesorarle. Lo que harás los siguientes 30 días después de finalizar tu servicio es darte 30 días de pura pasión. Esto es lo que hará que en tu próximo cliente VIP seas una persona completamente nueva.

Cuando escribí mi primer libro de Ghostwriter, antes de irnos a Francia, nos quedamos un mes más en Moldavia y me regalé un tiempo apasionante, lectura cada día, leí a los clásicos para los que necesitas mucho tiempo debido a sus 1000 paginas, vi series de 7 temporadas, comencé a dibujar de nuevo, cosa que no hacía desde hacia tres años atrás, paseé feliz y apasionada porque había terminado un libro mas y era de un cliente VIP. Viví con pasión y recompensándome, 6 meses después escribí otro libro de Ghostwriter que voló la mente del cliente por la cantidad de vida y experiencias que había en su interior, no podía concebir como una mujer de 24 años había vivido tanto para escribir con tanta seguridad y saber tanto sobre cosas de las que el cliente jamás había oído o probado. ¡Y gracias a los 30 días de pasión! Por lo que esos 30 días, dedícate a tu pasión, aprende, baila desnuda, come delicias y lee como nunca. Aumenta tu pasión por la vida para que cuando llegue el próximo cliente estés recargada de pasión y lo transmitas en tu próxima asesoría.

via GIPHY

Y hasta aquí el capítulo de hoy.

Vive con pasión, no con obsesión, detecta a las personas que intentan imponerte sus obsesiones, mantente alejadas de ellas hasta que su hechizo ya no sufra efecto sobre ti , examina tu pasión y sus beneficios, y date tus 30 días de pasión para volver recargada para el siguiente cliente VIP. Ahora vamos a por el siguiente.